sábado, 15 de noviembre de 2014

Drácula: la leyenda jamás contada


Si os digo que esperaba la nueva película de Drácula con ganas e interés os estaría mintiendo, porque, de hecho, lo que me sorprende es haberla llegado a ver. Cierto es que tuve cierta curiosidad cuando se anunció el proyecto y dijeron que la historia giraría en torno a la figura del Drácula histórico, es decir, Vlad el empalador, pero luego fueron explicando de qué iba a ir la cosa exactamente, aclarando que habría elementos sobrenaturales y demás, lo cual me hizo perder mucho interés aunque me siguiera despertando cierta curiosidad, pero todo se esfumó cuando salió el trailer y comprendí que aquello iba a ser un truño. ¿La prejuzgué sin verla? Sí, pero no me equivoqué. Había que tener la cabeza muy metida en el culo para no saber, aunque sólo fuese por el trailer, que esta película iba a ser lamentable. 
Me dio especial rabia porque habría sido una gran oportunidad para, por fin, dejar de lado al Drácula literario (y no lo digo con desprecio, pero es que ya hay cientos de películas sobre este personaje) y centrarse en la figura de Vlad Tepes, el psicótico príncipe de Rumanía que empaló y masacró de múltiples, divertidas y creativas formas a miles de turcos que algo habrían hecho para acabar así.
Es cierto que reflejar en una película comercial, fielmente y sin edulcorar, las atrocidades que cometió este buen señor sería impensable, pero sin embargo me resulta raro que, por ejemplo, la HBO no haya pensado hacer una serie sobre el tema. Algún día, supongo.

Sea como sea, al final me zampé la película. 
Drácula: la leyenda jamás contada es un quiero y no puedo brutal, primero porque no es una película sobre Vlad Tepes (aunque por momentos lo intenta), y segundo porque tampoco es una película sobre el Drácula literario (cosa que también intenta). Es un batiburrillo de ambos salpicado de efectos especiales a tutiplén, influencia del actual cine de superhéroes, rollito Juego de Tronos y tanta corrección política (que a un tipo le corten los dos brazos y no salga ni una gota de sangre es como para pensárselo) y cobardía creativa que os hará vomitar arco iris y cagar duendes. 
Una película pensada para la Generación Smartphone y su preocupante déficit de atención, es decir, un filme cimentado sobre el siguiente concepto: ritmo, ritmo, ritmo, ritmo, efectos especiales, poquito diálogo y trama lo suficientemente simple como para enterarte de todo aunque consultes el móvil cada cinco minutos.
Joder, qué triste, ¿no? 

Luke Evans, el elegido para interpretar a Drácula, no da para mucho ni es el apropiado para el papel. Es un actor sin carisma y con un talento que no destaca en absoluto, pero tiene una tableta de chocolate como Dios manda y unos pectorales que podrían servir como saco de boxeo, y bueno, ya sabemos que hoy en día con eso basta para poder interpretar desde a Adolf Hitler hasta a Alberto Chicote. 
El resto del reparto carece de interés y no voy a entrar a comentarlo porque no hay mucho donde rascar, eso sí, los fans de Juego de Tronos se alegrarán de ver a Charles Dance haciendo de nosferatu raro. 

Vamos, que no hay mucho que decir sobre este productillo de usar, tirar y olvidar. Lo único bueno que se me ocurre es que la película, no voy a negarlo, es entretenida a rabiar, y no porque sólo dure 90 minutos, sino porque no da tregua. Hay que mantener despierta a la Generación Smartphone, recordad; si metes dos minutos de diálogo se duermen. 
En fin, no sé, al menos es mejor que Yo, Frankenstein, cuyo único mérito es conseguir aburrir pese a colar escenas de acción constantemente. 

Me sigo quedando con la versión de Francis Ford Coppola, que para mí es la mejor película de Drácula hasta la fecha, y dudo mucho que cambie de opinión.

13 comentarios:

  1. Que tal Dr. Gonzo,
    Evidentemente esto es un producto por y para esa peña que describes, lo has clavado...jeje Yo tambien tengo debilidad por la versión de Coppola, por cierto, me estoy leyendo en ingles la novela de Bram Stoker y me esta costando bastante, esta llena de los malditos phrasal verbs, la madre que los pario....jajaja
    Cambiando de tema. El otro día fuimos a ver La isla mínima -me pareció estupenda-, dos tercios de entrada en la sala, me fije tanto al entrar como al salir y allí no había nadie menor de 30, mas bien diría que abundaba la gente que pasaba de la cuarentena -joder!, en diciembre cumplo 47...-, el caso es que entre todo el mogollon de trailers metieron el de Torrente, ni la mas mínima presencia de una discreta carcajada. Por cierto, siempre llevo de casa una lata de refresco, ese dia a Carmen se le antojo un agua...2,50€ una puta botella de las enanas, pues eso...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fran!
      Torrente 5 es un pestiño enorme, yo tampoco me reí apenas. Tiene algún golpe bueno, pero escasean alarmantemente.

      Lo mismo que defiendo el precio de las entradas de cine, también animo a que no se compre comida en los cines porque eso sí que es un jodido atraco a mano armada. Yo siempre compro la comida y la bebida del supermercado. ¿Ahí no te dejan hacer eso?

      Eliminar
    2. Si que se puede. A ver, nosotros cuando llevamos son apenas un par de refrescos y alguna cosilla pequeña tipo chocolatinas o similares. Si tengo visto gente entrar con bolsas cargadas de material y nunca vi que les dijesen nada.
      Cambiando de escenario, me estaba acordando ahora de lo que hacen aqui en un recinto ferial cerrado que hay para congresos y conciertos. Me contaba hace poco un amigo como registraban bolsos y mochilas a la entrada y requisaban incluso botellas de agua. La verdad que en las entradas muchas veces advierten entre otras cosas que no se pueden introducir bebidas y comida. Pero lo que me parece que no es de recibo es que también me contó que habían cortado el agua de los baños para que no pudieses beber.
      Creo que la vez que mas disfrute comiendo y viendo una peli fue hace un montón de años estando de vacaciones en Sevilla. Verano, cine al aire libre, recuerdo que proyectaban Chicago (la de Richard Gere), era en una especie de campo de futbol de tierra, sillas de estas plásticas, cerveza fresquita y pescaito frito, una gozada. Si hubo una cosa que me sorprendio y agrado de igual manera, que durante la proyección hubo un silencio sepulcral, todo un ejemplo...
      Un saludo y hasta la proxima!

      Eliminar
  2. Sin haberla visto, obviamente coincido con tu analisis , por mi parte la vere si la veo via " videoclub", pero ahora mismo por ejemplo voy a pasar de algo como la ultima de Transformers; otro engendro como Van Helsing, la cual vi en cine en su estreno y sali del mismo espantado.
    PD: ¿ Que tal un analisis de Interstellar?, acabo de verla y me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clemenza, si te digo la verdad Van Helsing me gustó mucho menos jaja En cambio, con la última de Transformers salí encantado, al igual que con Tortugas Ninja. La diferencia es que esas dos películas pueden permitirse guiones más simples que el mecanismo de un botijo, pero Drácula merece más, y en esta película lo tratan fatal en ese sentido.

      Interstellar me gustó mucho también. Posiblemente le termine dedicando un análisis cuando la haya reposado un poquito más :)

      Eliminar
    2. Que por cierto menuda hay liada con Interstellar, por cada uno que le gusta hay dos que no

      Eliminar
    3. Bueno, la verdad es que yo no tengo esa perspectiva. He leído más opiniones positivas que negativas, pero bueno, lo único que me importa es que a mí me gustó :D
      De todas formas ya sabemos que Nolan es de esos directores que dividen radicalmente las opiniones.

      Eliminar
  3. Yo es que ya huelo a distancia esta clase de películas. La primera vez que vi el trailer fue en el cine, y por mucho espectáculo que diera, ya, para mí, estaba descartada. También pasé completamente de "Yo, Frankenstein", y veo que hice bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí esta película empezó a darme mala espina desde que apareció el primer póster jaja Y con el póster confirmé mis sospechas.
      En cualquier caso sentía curiosidad, y como a fin de cuentas la vi gratis....

      ¡¡Y aléjate de Yo, Frankenstein!! Esa sí que es insalvable.

      Eliminar
  4. Pues a mi si que me parece una pelicula aceptable. Con muy bien ritmo y con un prota carismatico, Y Charles Dance haciendo de nosferatu es un puntazo,

    A nivel tecnico no se le puede poner ni un pero,

    Cuestion de gustos. Yo por ejemplo no quiero ni oir hablar de "esas" tortugas ninja ni del coñazo de los bayformers XD

    Bendiciones, buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues dentro de que es la misma clase de cine churretoso, me quedo con Transformers y las Tortugas Ninja antes que con este Drácula.
      Cuestión de gustos, efectivamente.

      Eliminar
  5. La película Drácula: La historia jamás contada a mí me gusto bastante, era obvio que no sería lo que ya conocemos, es una versión diferente, más light y palomera, para mi logro su objetivo, entretenerme y no estuvo tan mal como la pintas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, supongo que depende de las preferencias de cada espectador, pero para mí fue un bodrio totalmente olvidable.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...