viernes, 4 de mayo de 2018

Humildad cinéfila

“¡Qué película más mala! No se entiende, es rara”. Es una afirmación que he escuchado y leído en infinidad de ocasiones, más las que me quedan. Es agotador, chavales, muy agotador. Cada vez que escucho decir algo así, me salen canas.
Esa frase habría que meterla en el mismo saco donde metieron a “no me gusta porque es mala”, otra sentencia que tiene miga. Y es que, del mismo modo que una película no es mala sólo porque a ti no te guste, tampoco está mal contada sólo porque tú no la hayas entendido. Baja los humos.
Una película, pongamos Mulholland Drive, de mi querido David Lynch, puede ser atípica, puede saltarse todos los convencionalismos narrativos que quiera, y aún así estar bien contada dentro del contexto y estilo pretendidos por su autor. ¿No la has comprendido? Quizá el problema sea tuyo, espectador. Siempre hay que plantearse eso. Y ahí es a donde quería llegar.
El espectador no es Dios, no es infalible, no es todopoderoso. A veces, una película es más grande que el espectador, y está por encima de él. Le supera. Cuanto antes entendamos eso, cuanto antes se nos meta en la cabeza, antes dejaremos de decir gilipolleces.  


Hay muchas razones por las que nunca hago caso a la crítica, ya sea profesional o de “gente normal”, y sólo me fío de mi criterio, mis preferencias y mi instinto cinéfilo. Y una de las razones por las que no me guío por opiniones ajenas es que nunca, jamás, en mi vida he escuchado decir “la película no me ha gustado, pero es culpa mía”. Y eso, amigos, ocurre muchísimo. A veces no es la película, eres tú.
Margin Call, por ejemplo. Entiendo que es una buena película, reconozco sus valores cinematográficos, su buen guión y sus grandes interpretaciones… pero no es una película para mí, y por eso no me gustó. Trata temas bastante espesos relacionados con la economía, y como yo soy un gañán que no tiene ni idea de esos asuntos, no entendí nada. No es que sea mala, que no lo es, lo que ocurre es que YO no estoy a la altura. Carezco de los conocimientos necesarios para no perderme en su trama.
¿Veis? Una película puede no gustar y, al mismo tiempo, ser buena. Porque preferencias aparte, los valores cinematográficos de que dispone una película están ahí, y no todo es subjetivo. Es sano ser consciente de que una película que te ha gustado es mala, tanto como saber que una película es buena pese a no haberte entusiasmado. La objetividad existe aunque muchos lo nieguen: un guión puede ser bueno o malo, una escena de acción puede rodarse bien o mal, una interpretación puede ser creíble o mediocre. Ni todo lo que nos gusta es bueno, ni todo lo que rechazamos es malo, pero este otro asunto da para todo un artículo, así que mejor lo dejamos aquí.

Tenemos que empezar a plantearnos cambiar el “no se entiende” por el “YO no la entiendo”, el “la película es mala” por el “A MÍ no me ha gustado”. Y sí, hay películas mal contadas y plagadas de errores de guión, pero nuestra labor como espectadores es saber diferenciar cuándo el problema lo tiene la película y cuándo lo tenemos nosotros.

El espectador y la crítica deberían quitarse la mala costumbre de juzgar siempre desde un trono elevado, creyéndose superiores a cualquier película que decidan fusilar, y considerar la opción de admitir, aunque sólo sea de vez en cuando, que algunas de las películas que no les han gustado están bien, y que son ellos quienes, por el motivo que sea, no han estado a la altura o simplemente no eran los espectadores apropiados para ese título.

9 comentarios:

  1. Buena y acertada reflexión Narciso. Solo un par de cosillas mas, una de estas madrugadas me puse con Diamantes para la eternidad (1971), hacia muchisimos años que la habia vuelto a ver y la verdad me pase un buen rato. Evidentemente la pelicula acusa el paso del tiempo, pero luego tiene detalles y cosillas que hacen que sus casi dos horas te pasen del tiron.
    Sin animo de ofender y al hilo de lo que comentas sobre el "gran publico". No tengo ni idea de futbol ni de tacticas, pero cualquiera te puede hacer una disertación sobre un partido, debatiendo sobre tacticas, sistemas y rendimientos de jugadores, eso sin olvidar la parte financiera, hoy todo dios es un experto en el asunto del balon, ahora bien, no trates de explicar cuatro cosillas tecnicas sobre una pelicula, el personal te mira con mala cara, no se si me explico...
    Venga, saludos y hasta la proxima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente. A cierto tipo de ser humano, no lo saques del fútbol y la "servesita", que se nos sobrecarga.

      Sobre James Bond, las primeras películas son bastante malas. Divertidas, pero malas. Y cuando hablo de "las primeras", me refiero a todas las anteriores a Daniel Craig jajaja

      Un saludo!!

      Eliminar
  2. Mr. Dr. Gonzo, estoy de acuerdo con usted en esta entrada y en la anterior, tiene usted razon, no se diga mas. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces sólo nos queda abrazarnos.
      Saludos!

      Eliminar
  3. Yo esto lo aplico desde años y lo mío me ha costado. Pq por un lado tenía el que calificaba de cualquier película que se salía de lo comercial como "rara" o "infumable" (recuerdo que nos pusieron Johnny cogió su fusil en el insti y a todo el mundo le pareció abominable menos a mí y un par más). Y por otro lado tampoco podemos olvidar a los snobs: "todas las pelis de superhéroes son malas y por eso no he visto ninguna" o "el cine de acción es descerebrado" y, por supuesto, "yo no pierdo el tiempo con tonterías como Star Wars", etc. Tener la mente abierta tiene su precio.

    Por cierto, ¿qué te pareció la 3ª temporada de Twin Peaks? Yo la he vuelto a ver hace nada en Blu-ray y me ha gustado más que cuando la vi por Movistar. Supongo que haber leído los libros también ha ayudado. Y la versión extendida de Dune también tiene su aquel aunque la buena es la cinematográfica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los snobs hay que mantenerlos alejados. Esa gente no es capaz de entender que el hecho de que te gusten (por ejemplo) los superhéroes, no quita que también pueda gustarte Seijun Suzuki o Carlos Vermut. ¿Por qué hay que acomodarse en un único tipo de cine? ¿Pasa algo por tener gustos variados?
      El snob estándar tiene la mente tan cerrada (y por ende, limitada) que paso de entrar en discusiones con ellos. Son aburridos.

      Sobre Twin Peaks 3, te diré que, para mí, es lo mejor y más valiente que le ha pasado al cine y la televisión en los últimos años. Tiene dos o tres episodios algo tontos, pero todo lo demás es maravilloso, terrorífico, histérico, marciano... Es como meter en una batidora a David Lynch y Philip K. Dick.
      Y luego está el episodio 8... ¡ay, el episodio 8!

      ¿Qué conclusión sacas del final? Yo más o menos tengo la mía, pero quiero saber si coincidimos :p

      Eliminar
    2. Lo que he acabado por entender es que al querer evitar su muerte, Cooper acaba por borrar de la existencia a Laura Palmer, que acaba transformada en la otra mujer, creando una especie de error existencial. Al leer Twin Peaks: The Final Dossier esta teoría se confirma más o menos, se publicó al acabar la 3ª temporada, por lo que cuenta la agente del FBI.

      O todo es un sueño de Resines.

      Eliminar
    3. Yo deduzco que Cooper acaba viajando a una realidad alternativa en la que Laura Palmer existe, pero no se llama Laura Palmer ni ha llevado la vida que todos conocemos.

      Me extraña que no le hayas dedicado ya un artículo en tu blog.

      Eliminar
    4. La verdad es que pensé en hacer comentarios a medida que fueran emitiendo episodios, pero me di cuenta que muchas semanas no podría cumplir así que deseché la idea. Lo que sí me aseguré de comentar son las dos novelas de Mark Frost que son un gran complemento a la serie, especialmente La historia secreta de Twin Peaks, que pensé serían menos comentados aquí.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...