jueves, 28 de junio de 2018

Poner nota al cine

Ponerle nota al cine es igual de absurdo que ponerle nota a cualquier obra artística, sea de la disciplina que sea, pero resulta ser una práctica tan extendida y normalizada que, en ocasiones, pienso que igual el raro soy yo por pensar que puntuar películas es algo carente de sentido y utilidad.
Confieso que yo lo hacía, tenía cuenta en Filmaffinity (y la sigo teniendo, pero mayoritariamente para estar al día de los próximos estrenos y llevar una cuenta de las películas que veo) y remataba todas mis reseñas con un numerito. Por suerte, he dejado atrás esas costumbres por todo lo que voy a decir a continuación.

Supongamos que somos uno de esos tipos que opinan en términos numéricos y PUNTO, o uno de esos otros que, aunque hayan escrito una reseña, no pueden evitar terminarla con un número o unas estrellas.
En el primer caso, el que pasa de escribir y se limita a puntuar, nos está dando una información del todo inútil en caso de que seamos un espectador miedoso, de gustos inseguros y criterio propio poco desarrollado que necesite de opiniones externas para decidirse a ver o no una película. Y esto es así porque la nota no dice nada. Es un dato tan subjetivo, tan radicalmente subjetivo, que carece de sentido compartirlo con el resto. Si yo necesito la opinión de alguien para elegir película, pero ese alguien sólo me ofrece un número, no podré sacar nada en claro. El número no es más que una representación extremadamente escueta de tu opinión. Si la unidad más pequeña de una ferretería es el clavo, la unidad mínima de una reseña es la nota. Es, en resumen, lo que ocurre cuando te pasas quitando paja y puliendo un texto. Si se te va la mano, lo único que quedará será un numerito triste y solitario. Poner nota es tan útil como describir con una sola palabra la película que has visto: buena, mala, regular.

¿Pero qué ocurre cuando has escrito una reseña y, aún así, sientes el impulso de terminarla poniendo nota? Mi pregunta es: ¿para qué? Creo que la gente que hace eso, en realidad teme que su opinión no haya quedado clara, porque de lo contrario no entiendo la necesidad de apoyarse en una nota si tú consideras que ya has plasmado tu punto de vista de forma correcta. Poner nota en estos casos se me antoja redundante (la expresión se me antoja me parece de lo más repelente y redicha, pero, fijaos qué gracia, hoy me apetecía usarla. Intentaré que no se repita).
Si eres el espectador sin criterio de antes, el que necesita buscar ayuda en la opinión de los demás, encontrarás información más o menos útil en la reseña escrita. Ahí, el autor hablará de su opinión y la justificará aportando datos y descripciones, y aunque todo sea personal y, casi siempre, subjetivo, contribuirá a tu curiosidad con más referencias imparciales que un simple número.
Poner nota al final de una reseña escrita, además de denotar inseguridad en el autor, es una tentación para los lectores perezosos, y no queremos lectores perezosos en nuestra vida, ¿verdad? Ese lector es el que ignora los siete párrafos que te has currado la noche anterior y va directamente al final, a ver qué notita le has puesto a la dichosa película… Esto se contradice con lo que he comentado antes, ya sabéis, que guiarse única y exclusivamente por un número no le sirve de nada a nadie, pero en el caso del lector vago se conformará con el numerito si así se ahorra leer el texto.

Pero existe algo más absurdo que poner nota: poner decimales ¿Qué pasa con eso? ¿Cómo se supone que debe masticarse tamaña memez?
Navegando en foros, he llegado a leer cosas como “estoy dudando entre ponerle un 6 y un 6´3”.
Me gustaría saber en qué puñetas se diferencia una película puntuada con más o menos décimas que otra… ¡DÉCIMAS!  ¿En qué punto subatómico se diferencia una de otra? ¿Cuál es el micromatiz definitivo en el trabajo de dirección, iluminación o interpretativo que convierte a una película en un 8`2 en lugar de un 8?

¡Me marcho! Tengo que practicar mis noventa minutos de meditación o me dará un colapso nervioso.

8 comentarios:

  1. Que tal Ernesto!
    He de confesar que hace unos años era algo que tambien hacia. Estoy totalmente de acuerdo con tu acertada reflexión, en todo caso es una practica que se sigue llevando a cabo tanto en webs, blogs, periodicos y revistas. La verdad que lo de los decimales tiene tela...jajaja
    A mi hay una cosa que me repatea, me refiero a esas frases grandilocuentes que se utilizan para promocionar las pelis, ya sabes, esas del tipo "Magistral", "Impactante, te dejara sin aliento...", etc, etc, suelen venir acompañadas del nombre de alguna revista o similar, luego esta el tema de los trailers, ultimamente te destripan la pelicula sin piedad.
    Venga, que disfrutes del verano, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de usar frases hechas para promocionar películas da asquito, sí.
      "Un ejercicio de estilo"
      "El director revisita espacios comunes"
      Etc, etc. La mayoría de esas frases no significan NADA, pero como quedan bien...
      Pedro Vera sabe mucho de eso jaja

      En cuanto al tema trailers, ahí discrepo un poco. No me parece que los trailers actuales destripen más de lo que destripaban antes (de hecho, creo que los antiguos eran mucho peores en ese sentido). Un trailer no deja de ser un puñado de escenas remontadas para dicho anuncio y sacadas de contexto, con lo cual es complicado que un trailer destripe tanto como se suele decir.
      Otra cosa es, como hacen muchos, verse los 7 trailers, los 4 making off, los 30 spots y los 25 clips que habitualmente publican de cualquier blockbuster. Ahí es verdad que tienes media película, pero bueno, nadie está obligado a tragarse todo eso jaja

      Un saludo!! Pasa buen verano tú también. Yo me refugiaré del sol y el calor hasta que llegue mi querido otoño/invierno.

      Eliminar
  2. jaja es verdad... solía no ponerle puntaje pero creo que no pude evitar algo que no nombraste: las 5 estrellitas! ja... y puse un 4,5 estrellitas!! es decir, entre muy buena y excelente jaja....

    es un poco inseguridad el puntaje, en eso coincido, como para redondear lo que dijiste antes, cosa que no hace falta... incluso hay casos de una reseña muy buena y 3 estrellas sobre 5 o al revés... en fin, a meditar!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las estrellitas son el mismo mal que las notas jaja

      Eliminar
  3. Esta manía de la puntuación es algo heredado de la prensa escrita, que siempre ponían las consabidas estrellitas en las películas que se estrenaban o daban por la tele (y aún hace). Es algo que nunca he entendido, nunca he hecho y, por desgracia, se está ampliando y llevando a niveles absurdos. Páginas como Rotten Tomatoes puede dar una idea completamente sesgada y equivocada de la calidad de una película y de cómo ha sido recibida. Más aún, la experiencia me ha demostrado que en muchas ocasiones la opinión que tienes de una película puede depender de tantos factores ajenos a la película en sí, que siempre es mejor darle una segunda oportunidad a alguna película o revisarla, para descubrir si aún piensas lo mismo. Y no olvidemos nunca que muchos clásicos y títulos considerados imprescindibles hoy día en su día no fueron más que un 0 o un 3.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las cosas más lamentables que he visto, ha sido la puntuación en Rotten Tomatoes a modo de reclamo en la carátula de un bluray.
      Y lo peor es que hay gente que, efectivamente, se deja guiar por todo eso: notas, estrellitas, críticas... Lo malo de no tener criterio propio, es que permites que los demás decidan por ti.

      Eliminar
  4. También recordar que más inútil todavía es juzgar las pelis según el dinero que recaudan.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...