sábado, 16 de julio de 2011

El otro cine español (8ª parte: El 7º día)



La crónica negra española es un tema que siempre me ha interesado poderosamente, y esta misma ha sido fuente de inspiración para películas como El crimen de Cuenca, Los invitados, el bosque del lobo o El huerto del francés. ¿Por qué me interesa este tema? Básicamente porque me siento más identificado con algún suceso ocurrido, por ejemplo, aquí Andalucía, que en el quinto pino, al otro lado del charco. En otras palabras, me es más fácil meterme de lleno en la historia, ya sea la real o la adaptada al cine, libro, cómic o cualquier otro medio. Además de eso, me encanta la ambientación retro española, pero eso es ya un detalle tonto.


Carlos Saura llevó al cine en 2004 la historia de la masacre de Puerto Hurraco, en Extremadura, un trágico suceso ocurrido el 26 de agosto de 1990, que se cobró la vida de 9 personas y 12 heridos a manos de un par de hermanos desquiciados que se armaron con escopetas de caza y decidieron llevar el infierno a aquel pueblo.
El motivo de aquella carnicería tuvo su origen en los años 80, a causa de unas constantes discusiones entre dos familias de campesinos; los Izquierdo y los Cabanillas, siendo los primeros los autores del crimen.
Además del problema de lindes, uno de los Cabanillas fue apuñalado hasta la muerte por el hermano mayor de los Izquierdo, y la madre de estos también fue asesinada presuntamente en un incendio provocado.


La cuestión es que la bola se hizo muy grande y la tensión acumulada acabó estallando años después, cosa que se veía venir.
Precisamente es esto lo que mejor consigue transmitir Saura en su película; esa sensación de que algo malo se está gestando. Un bomba a punto de explotar y llevarse por delante todo lo que encuentre.
Es justo eso lo que ocurre; los cuatro hermanos de la familia Izquierdo que siguen vivos son desterrados de Puerto Hurraco, y es en ese momento cuando empiezan a plantearse la posibilidad de vengarse con odio y furia de todo el pueblo.

Son las dos hermanas, Isabel y Lucíana, las que comienzan a avivar los deseos de venganza y a comerle la cabeza a sus dos hermanos, Antonio y Emilio, para que sean ellos los que empuñen las escopetas y lleven a cabo la matanza.
Hay que decir que los nombres de los personajes han sido cambiados por respeto a los protagonistas de aquel suceso.


El tramo final de la película resulta especialmente crudo y violento, ya que los asesinos no tienen miramientos a la hora de matar gente, ya sean mujeres, niños o ancianos.
Toda la secuencia del tiroteo está rodada con maestría por Saura, consiguiendo unos disparos realistas e impactantes. Esto de los disparos es un detalle en el que siempre me fijo, y más aún cuando se trata de una película como esta, donde la naturalidad y el realismo deben pasar por encima de la espectacularidad.
En el reparto destacan Juan Diego, José Luis Gómez, Victoria Abril, Carlos Hipólito y Antonio de la Torre en un breve papel.

9 comentarios:

  1. Para mi el cine español es eso, cine, y no lo menosprecio por dos motivos:
    1-es nuestro cine
    2-quitando el tema de efectos especiales, poco tenemos que envidiarle al resto del mundo.

    Claro que hay muchos bodrios españoles, pero ¿hacemos recuento de cuantas mierdas americanas hemos tenido en los cines este año? mejor no.

    Sigo pensando que los que ponen a nuestro cine español a la misma altura es porque han visto muy poquito cine español, y así no se puede juzgar. Es mi punto de vista, claro.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, Saura no es de hacer cafradas, aunque esta no sea ninguna maravilla; tiene intesidad y cuenta la tragedia en una España rural y profunda llena de resentimiento. Como apuntas, Gonzo, las escenas de la masacre son de un realismo que sobrecoge. Un saludo y buenas reseña, Gonzo. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo el revuelo que se armó cuando sucedió la matanza de Puerto Hurraco, cuando en el programa Al ataque de Alfons Arús convirtieron a las hermanas Izquierdo en dos personajes protagonistas de gags humorísticos. También recuerdo el seguimiento del juicio y todo el circo posterior. Incluso hoy día repito en ocasiones el famoso "¿Tú estás nervioso, Antonio? Yo estoy tranquilo ¿Tú estás nervioso?" que hizo popular uno de los hermanos. Aunque mis amistades más jóvenes no tienen ni idea de a que hace referencia.

    En fin, la película lo cierto es que no la he visto ya que me parece que no puede superar la realidad de aquel momento oscuro, demencial y surrealista.

    Por cierto, Dr. Gonzo, creo que se puede defender perfectamente el cine español sin necesidad de atacar otros cines de otras nacionalidades. En lugar de decir "es que ahí o allá también hacen bodrios" es mejor destacar las películas buenas que se han hecho aquí.

    ResponderEliminar
  4. javi, lo cierto es que siento predilección por el cine español de temática rural, en especial cuando cuenta algún suceso jodido como es este caso.
    De Saura no he visto demasiado, pero las que he visto me han parecido joyas, en especial esa maravilla que es La Caza. Lo que si es cierto es que El 7º día es la más bestia que he visto de este hombre.

    Raül, cuando ocurrió la matanza yo tendría unos dos años, de modo que no recuerdo nada de nada, pero lo describes a la perfección; un momento oscuro, demencial y surrealista.

    La película no trata de superar en crudeza a los hechos reales, simplemente contarlos tal y como ocurrieron.

    En realidad no ataco al cine de otras nacionalidades, ya que si una película es buena me importa bien poco de dónde venga, pero no me parece justo decir, como dicen algunos, que todo el cine español es lo mismo: sexo y guerra civil. Es como decir que los negros sólo comen pollo frito y sandía. Por dios, es un topicazo que ya apesta un poco, además de ser completamente erróneo, claro está.

    Incluso ha habido gente que ha criticado Balada triste de trompeta en mis narices diciendo con desprecio: Bua!! otra de la guerra civil...
    Eso es una tonteria tan grande como decir que Watchmen va de Vietnam.

    Lo que vengo a decir es que en todas partes se hacen películas malas, y en todas partes se hacen películas buenas, pero en este pais sólo sabemos tener en cuenta las películas malas que hemos hecho.

    ResponderEliminar
  5. En eso tienes razón, nadie es profeta en su tierra.

    ResponderEliminar
  6. Qué bueno es el Arús. XD Bueno, dicho esto, no la he visto, pero yo también siento predilección por la crónica negra española, así que me la apunto.

    ResponderEliminar
  7. Saura es un buen director de cine; pero a mi modo de ver es irregular. La caza es una peli que tengo pendiente y que aún no pude conseguir. Hablan maravillas de ella. Hay otra, sin embargo, que ganó el festival de Berlín y que tiene en general buena crítica, pero que a mí me defraudó: Deprisa, deprisa. Tal vez fue porque la tenía demasiado mitificada y puse el listón en mi imaginación muy alto. Un saludo, Gonzo.

    ResponderEliminar
  8. Einer, si te gusta la crónica negra española no te pierdas tampoco Los invitados, que aunque es bastante mala, se deja ver y está estupendamente ambientada.

    Javi,Deprisa Deprisa es cine quinqui en estado puro, no hay que darle mas vueltas. Me gustó mucho, pero tampoco la veo como para ganar premios.
    Es una película sencilla con un gran final igual que La Caza.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...